Consejos para expandirte batallando en Humankind: claves del combate

Consejos para expandirte batallando en Humankind: claves del combate
Sin comentarios

En Humankind no puedes dejar pasar la oportunidad de expandirte, ya que puedes hacerlo tanto pacíficamente como batallando, aunque todo será poco a poco, ya que no puedes atacar a tus vecinos de cualquier manera. Sin embargo, y antes que nada, es importante que hayas controlado la estabilidad de tus ciudades y hayas sabido priorizar los recursos.

A partir del momento en el que decidas comenzar a expandirte batallando tienes que tener en cuenta diferentes factores que son importantes para no desviarte de tu camino: el apoyo en la guerra es uno de lo más importante junto con las escaramuzas, cómo afrontar las guerras y las consecuencias que puede conllevar todo ello.

Consejos y claves para el combate en Humankind

Consigue apoyo de guerra

Para comenzar a atacar a tus vecinos y empezar a expandirte batallando en Humankind, lo más importante es tener apoyo de tu población para hacerlo, además de no atacar sin parar para que no te consideren un imperio traidor y tirano. El apoyo de guerra es una mecánica que muestra el apoyo de tu población dentro de la guerra, valga la redundancia, tanto en las guerras actuales como en las potenciales. Este apoyo se representa del 0 al 100, siendo 0 una población en contra de la guerra y un 100 con un apoyo extremo. Si, por ejemplo, comienzas a batallar con un apoyo 0, perderás la guerra y tus oponentes te harán cumplir sus términos.

En este apartado son importantes las quejas del sistema que influye en dicho apoyo. Si uno de los otros imperios reclama tu territorio junto a sus fronteras, recibirás una queja en su contra, ya que tus ciudadanos no les ha gustado su decisión y comenzarán a apoyarte para una guerra. Esto lo puedes aceptar o directamente rechazarlo. Si te niegas y tienes suficiente apoyo para declarar la guerra, puedes decidir declararla en el momento o dejarla pasar.

Batallas y acciones militares a tener en cuenta

Las batallas y acciones militares se pueden entender en otras palabras como las escaramuzas. Las escaramuzas solo pueden ocurrir en territorios neutrales o territorios que no están vinculados a ninguna ciudad. Para poder hacerte con dicho terreno tienes que llevar a cabo diferentes batallas y acciones militares:

  1. Batallas: esto puede ocurrir muy fácilmente durante tu exploración por todo el mapa: podrás atacar o prevenir todo lo que pueda ocurrir. Para atacar, debes tener a un miembro de tu ejército en contacto con otro miembro del otro ejército en un territorio neutral o ligeramente controlado (esto último significa que haya un puesto de avanzada, pero no esté adjunto a ninguna ciudad). Si ganas esta batalla, te generará más apoyo para batallas venideras.
  2. Saqueo: puedes saquear distritos y puestos de avanzada que no estén adjuntos a ninguna ciudad, todo con el objetivo de conseguir oro y apoyo de guerra. Si saqueas un puesto de avanzada, lo destruirás y podría ser útil para privar a tu enemigo de un territorio importante. Por ejemplo, una táctica es saquear puestos de avanzada que estén lejos de su imperio, ya que esto generará molestia y no tienen tiempo para responder.
  3. Expandirte: para expandirte tienes que conocer las culturas expansionistas que te permiten traspasar, es decir, entrar en los territorios controlados por otros imperios, sin tener que declarar la guerra.
Volume 961a929f 03fb F8a6 54ed 49c94a893164 Screenshot 2021 09 02 14 56 49 92

Las batallas: comienza la guerra

En el momento en el que la diplomacia haya fallado y la IA se haya negado a llevar a cabo tus demandas, entonces es un buen momento para iniciar una guerra. Para declarar la guerra necesitas al menos un 80 de apoyo, lo recomendado, sobre todo para tener unos objetivos bien definidos. Para ganar, debes hacer que el apoyo de guerra de tu enemigo disminuya al 0 y evitar que el tuyo lo haga.

Cuando comiences una batalla, tienes que tener claro los siguientes objetivos:

  • Ganar la batalla.
  • Capturar puestos de avanzada.
  • Saquear.
  • Capturar las ciudades.

La duración también es importante, ya que cuanto más rápido se produzca, menos tiempo necesitarás para recuperarte de ella. Cuando hayas ganado, puedes obligar a que cumplan tus términos, además, aquellos términos por lo que habías ido a la guerra se agregarán instantáneamente a sus demandas a un costo muy bajo.

Volume 961a929f 03fb F8a6 54ed 49c94a893164 Screenshot 2021 09 02 15 00 56 16

Consecuencias a tener en cuenta

Has ganado la guerra, pero ¿y ahora qué? Lo más probable es que hayas conquistado varias ciudades y el límite de tu imperio ahora se haya expandido lo suficiente, pero también se abren diferentes opciones:

  • Mantener las ciudades: al igual que las conseguiste, también las puedes perder. No pierdas influencia a menos que puedas fusionar ciudades.
  • Saquea y destruye: si saqueas la Plaza Principal de una ciudad, la destruirás. Esto hará que el territorio vuelva a ser neutral y estará libre de un imperio, lo que puedes construir un puesto de avanzada en él. Sin embargo, no tienes porqué destruir, también puedes saquear y reclamar el puesto de avanzada que haya para adjuntarlo con tu ciudad.
  • Liberar: otra opción también es liberar el territorio para que se convierta en un Pueblo Independiente en deuda contigo. Es una ventaja porque no te obliga a hacerte con la ciudad y eso lo agradecerá tu influencia.
Temas
Inicio