Cómo derrotar al Dúo Sacrodermo en Elden Ring: consejos para vencer en esta pelea de jefe

Cómo derrotar al Dúo Sacrodermo en Elden Ring: consejos para vencer en esta pelea de jefe
Sin comentarios

Tal y como pasaba con Ornstein y Smough en Dark Souls, Elden Ring también tiene su dúo infame: el Sacrodermo. Si has llegado hasta estos enemigos, seguramente ya sepas lo que voy a decir en cuanto a su dificultad: son muy, muy chungos, y pueden amargarte una tarde.

Estando tan cerca del final del juego cuando te los encuentras y no siendo opcionales (al contrario que Malenia, que también es un dolor de cabeza pero puedes pasar de ella), se han ganado una mala fama bastante justificado, y hoy vamos a ver algunos consejos que te van a servir para barrer el suelo con ellos.

Consejos para vencer al Dúo Sacrodermo en Elden Ring

Si has estado explorando bastante las Tierras Intermedias, seguramente te hayas encontrado con cada uno de estos enemigos por separado. Si les has ganado, también es probable que reconozcas que su dificultad precisamente está en los números. Bien, nuestro primer consejo tiene que ver con eso.

1. Haz que la pelea sea más justa

Elden Ring te da una gran variedad de opciones si quieres invocar. No solo te hablo de otros jugadores, sino que en el propio Farum Azula tienes al Recusante Bernahl para que se apunte a tu pelea. Si lo que quieres es invocar un espíritu, te recomiendo a Tiche, la cuchillo negro, que hará maravillas con su fuego.

2. El sangrado es la solución

Como tantos otros enemigos en el juego, el dúo dinámico tiene problemas para lidiar con el sangrado. Ríos de Sangre y Velo Lunar, por ejemplo, son dos armas que pueden ponerlos en un gran aprieto. Te recomiendo que veas la guía de sangrado que hizo mi compañero Diego, pues tiene opciones para muchos tipos de builds distintas. Además, la pelea ahora mismo tiene un bug que hace que, si matas a uno de ellos con un golpe de sangrado, su barra de vida combinada sea destruída. No es lo más honorable, pero a veces es satisfactorio jugar un poco sucio.

3. Hora de una siestecita

Una de las particularidades de estos enemigos es que son muy débiles al sueño, uno de los estados alterados menos usados del juego. Si tienes un arco a mano, puedes usar Flechas de Santa Trina (que puedes comprar a mercaderes) o Flechas óseas soporíferes (que puedes fabricar tú mismo). También tienes a tu disposición, la grasa soporífera para tus armas de cuerpo a cuerpo, además del Frasco durmiente, que te puede ayudar a hacerlos dormir con solo arrojarles el objeto. Haz que uno se eche una cabezada, mata al otro, despiértalo para que invoque a otro colega más, vuélvelo a dormir y repite el proceso hasta que acabes.

4. Márcate un Goku

¿Eres un mago y quieres que la pelea sea muy fácil para ti? Puedes combinar la estrategia del sueño con uno de tus mejores hechizos: el Cometa Azur. Hazte una Médika Milagrosa que contenga una Lágrima oculta cerúlea y una Lágrima rota del dote mágico. Duerme a ambos apóstoles más o menos cerca el uno de otro (para que queden ambos en la trayectoria de tu rayo de la muerte) y erradícalos de la faz de la tierra. Eso sí, aunque sus cuerpos mueran, sigue disparando: su hitbox sigue ahí y seguirás haciendo daño a la barra de vida compartida que tienen.

5. Destrúyelos con tu aliento

Aparete del sueño, el sangrado y la congelación este dúo también es débil a otro estado alterado: la putrefacción roja. Puedes mezclar tácticas y meter el encantamiento de Aliento podrido para ir haciéndoles daño extra mientras acabas con ellos. Es muy fácil infectarlos y, gracias a ello, vas a ver como la pelea se acaba mucho antes.

Temas
Inicio