Cómo derrotar a la Monja Verdadera en Sekiro

Cómo derrotar a la Monja Verdadera en Sekiro
Sin comentarios

La Monja Verdadera es uno de los jefes que la gente más detesta en Sekiro debido a que requiere un control del parry preciso y quita mucha vida por golpe. Hay que tener máxima concentración, porque aún haciendo un combate excelente hay pocos momentos de tregua y rápidamente podemos perderlo todo.

Sin embargo, una vez entiendes sus patrones todo es mucho más sencillo y ahí entra en juego esta guía. Nuestro objetivo es darte consejos útiles y algún que otro truco a fin de que este combate no sea para tanto.

Cómo derrotar a la Monja Verdadera

Lo ''bueno'' que tiene este jefe es que ya hemos visto su versión moderada en el subjefe de la Monja Corrupta y muchos de los patrones se mantienen. A la verdadera monja la encontraremos cuando lleguemos a Palacio del Manantial y crucemos un puente de madera. Nos asaltará desde el aire y no hay manera de escapar.

Este jefe consta de tres fases, siendo la tercera la realmente preocupante. Muchos jugadores recomiendan ir equipados con los barrenos o la ceniza para distraerla. Yo no he sido especial seguidora de usar objetos durante los combates, (aunque antídotos no vendrían mal), pero la opción la tenéis disponible. Para mí lo más efectivo es contar sus golpes y hacer parry.

Primera Fase

Es decir, cuando gira sobre sí misma haciendo un ataque en área lo hace cinco veces y es muy recomendable hacer el bloqueo y no alejarse. De esta manera subimos su postura. Sus ataques suelen ser pesados y da tiempo a cubrirse sin problema.

Cuando nos apunta con el dedo significa que va a venir hacia nosotros. Lo que suele hacer es un ataque de barrido lateral y automáticamente se eleva y nos hace un ataque con las dos manos: dos parrys en total. A veces directamente se eleva y golpea.  Tiene otro ataque en el que parece que esté barriendo el suelo con la espada; eso son tres movimientos y después podéis pegarle un par de golpes.

Monja verdadera trucos

Otro ataque recurrente suele hacerlo elevándose en el aire y girando sobre sí misma. Ahí suele venir un único ataque potente. Generalmente lo que ocurre con este jefe es que si aprendes el número de ataques puedes saber cuando se acaba el combo y entonces golpear. Sin embargo, no recomiendo más de un par de golpes, porque contrarresta rápido.

Súper importante también estar atentos al kanji rojo, porque en primera fase si pone la espada de frente a nosotros hay que hacer Mikiri e intentad aprovecharlo, porque es muy útil. Por otra parte, también es posible que haya un barrido y tiene muchísimo rango. Éste suele venir después de dos golpes consecutivos laterales o de forma independiente. Podéis saltar o si controláis la distancias echaros hacia atrás.

Por cierto, no es recomendable ponerse en los extremos del puente, ya que supone la derrota casi segura. Con precisión y mucho control de la situación la primera barra se le puede llenar en apenas unos minutos.

Segunda Fase

La segunda fase es sin duda la más sencilla porque tiene truco. Nada más quitarle la primera vida quitamos el apuntado y vamos a la rama que cruza el puente en dirección contraria a la que hemos venido. Es importante subir rápido en ella, ya que veremos un destello blanquecino. Si miramos hacia el puente en ese momento veremos a la monja agachada. Saltad sobre ella y hacedle una ejecución. Segunda fase terminada.

Tercera Fase

Ahora la situación se complica un poco, porque su cabeza se transforma en un insecto similar a un ciempiés. En este momento es cuando se vuelve venenosa y el kanji rojo significa alejarse todo lo posible. También se vuelve más frenética y es más complicado llevar una estrategia tan metódica como antes. Aquí es donde los objetos que os comentaba al principio son un buen recurso. De hecho, la combinación barreno-dos ataques de forma seguida la deja sin muchas opciones. Por otra parte, si queremos curarnos siempre os recomiendo hacerlo rápido y lejos. Con este sistema es sencillo que la venzamos en poco tiempo.

Más Guías de Sekiro

Temas
Inicio