Si has matado a un NPC de Elden Ring, no te angusties: te contamos cómo revivirlo

Si has matado a un NPC de Elden Ring, no te angusties: te contamos cómo revivirlo
Sin comentarios

Es normal matar sin querer a los NPC de Elden Ring (o queriendo, por probar), pero por suerte para ti, este souls te permite enmendar tus deslices (malas decisiones) ofreciéndote segundas oportunidades con cualquier personaje secundario que te encuentres por las Tierras Intermedias.

Efectivamente, si en Dark Souls le dabas un cate demasiado fuerte a Lautrec te quedabas irremediablemente sin... Vale, ese es un mal ejemplo porque es literalmente el único personaje que merecía más la pena muerto que vivo, pero hay muchísimos otros que no querrías perder ¡por nada del mundo!

A veces estás charlando con uno de ellos, se te escurre el RB/R1 y les pegas un tajo que los pone agresivos y, claro, toca defenderse; otras veces, no miras bien, les atacas pensando que son enemigos y, bueno, ya es tarde para desdar la guantá; y también puede ocurrir que conociendo esta mecánica, te aproveches del truquito y salgas con una situación que beneficia a todo el mundo... Ya verás, ya.

¿Cómo revivir NPC muertos en Elden Ring?

Para lograrlo, no tienes más que desplazarte a la Iglesia de los juramentos, que se encuentra en una colina en la orilla este del Humedal de Liurnia, justo al este de la Academia de Raya Lucaria. Justo este es el lugar al que fuimos en nuestra guía para conseguir arrasar en Elden Ring desde pronto con la magia, precisamente para comprarle a Miriel la Hoja refulgente mágica —tremendo hechizo donde los haya.

Recuerda que para acceder a este punto del mapa no es estrictamente necesario que te des todo el paseo por el Castillo de Velo Tormentoso, ni mucho menos que te calientes los morros con Margit y Godrick. Puedes bordear la fortificación por la derecha y acceder al sur de las charcas de Liurnia sin muchos problemas.

Antes de lanzarte a hablar con dioses y gurús, debes tener rocío celestial, es decir, un frasco de Lágrima Lunar. Lo encontrarás fácilmente bajando al río Ainsel (aunque más adelante podrás comprárselo al mercader del río). Tienes un ascensor que baja a muy poca distancia de la Iglesia de los juramentos, al este. Lo reconocerás porque está custodiado por un temible —pero lentísimo— gigante. Baja y prepárate para las hormigas rojas...

Elden Ring río Ainsel

Debes atravesar el túnel de las hormigas hasta que llegues a una apertura con cadáveres y huesos. En este lugar, deberás torcer a la izquierda —y siempre con cuidado, que hay hormigas en cada esquina—, saltar unos salientes y seguir avanzando hasta llegar a una estancia amplia con una hormiga reina. No temas, que es débil. Tú haz un poco de embudo en el túnel anterior para ir dosificando a sus protectoras y todo listo.

Lagrima Lunar

Así llegarás a una estancia mucho más grande, con una monumental entrada ante ti. No obstante, lo que a ti te interesa es atravesar el trozo de ruina que todavía queda en alto haciendo de puente y salta a tu izquierda. Ahí encontrarás un cadáver que todavía guarda una Lágrima Lunar. Si lees la descripción, deja claro que puede "llevar a cabo revertir todos los antagonismos". Ahora toca pasarse a ver a... ¡Miriel!

Resiste los impulsos de darle palmaditas en la cocorota a la enorme y venerable tortuga y habla con ella. Te explicará que el milagro de la iglesia está vinculado con la propia historia de Radagon y sus líos territoriales. Sin entrar en mucho más prolegómeno, ya solo te queda acercarte a la estatua que hay sobre la piscina, al fondo, y "arrodillarte".

Npc Iglesia

De esta forma no solo conseguirás revivir a los NPC muertos, sino que además lograrás recuperar la neutralidad o amistad que tuvieras antaño con ellos, pudiendo así continuar o empezar las misiones que pudieran ofrecerte.

Temas
Inicio