5 juegos de Android para ir al baño mejor: ¡enriquece tus visitas al Señor Roca!
Casual

5 juegos de Android para ir al baño mejor: ¡enriquece tus visitas al Señor Roca!

Sentarse en el baño cuando toca hacer cacotas no siempre es cosa de un minuto, y para esas ocasiones no hay nada como una partidita a alguno de los mejores juegos de Android para despejar de paso la cabeza y hacer de vientre con nota. Sea en tu casa, en el trabajo —que esa plusvalía hay que cobrársela— o en casa de tu pareja —con el volumen al máximo para que no se te oiga—, esta lista es para ti.

Cuidado, que no queremos que te quedes mucho rato sentado/a en el retrete, así que nuestra prioridad son juegos que ofrezcan partidas cortitas, con un máximo de 5 minutos. Evidentemente, ahí ya tendrás que medir tú, porque el vicio es muy malo y una segunda partidita nunca hace daño, ¿no? Bueno, tú verás si quieres enfrentarte a una hemorroide. ¡Tú verás!

Los mejores juegos cortos de Android para el retrete

Ridiculous Fishing

Que sí, que Ridiculous Fishing tiene tropocientos años, pero el juego de Vlambeer personifica la experiencia que buscamos para el ratito en el baño. Ofrece partidas relativamente cortas —según tu habilidad—, bastante desarrollo, un apartado artístico inolvidable y una ambientación curiosamente relajante.

A la hora de jugar, nos anima a pescar en tres fases: la primera es la de bajada del anzuelo, en la que debemos esquivar a los peces y bichillos submarinos; la segunda es la de subida y recogida; en la tercera los masacramos a balazo limpio (por eso decíamos lo de "curiosamente relajante") para conseguir dinerito antes de que caigan de nuevo al mar.

Con esos dólares podemos desbloquear nuevas armas, herramientas, mejores y más largos sedales, nuevas zonas para pescar, etc., y la experiencia es sin duda de las mejores que puedes tener en un juego de Android.

Mini Metro

Mini Metro

En Mini Metro la cosa va de gestionar el trazado metropolitano de diversas ciudades del mundo, como Seúl, Barcelona, Londres, Osaka, Berlín, Nueva York, etc., hasta llegar a 20 Ahora, tu presupuesto es limitado, por lo que nos encontramos en realidad es un simulador de estrategia en el que el objetivo es cubrir de manera eficiente la mayor distancia de recorrido con líneas de metro y estaciones.

En lo estético y sonoro opta por un rollo minimalista que resulta tremendamente relajante (más que el de pescar, te lo aseguramos). Si te van la gestión de recursos, la estrategia, los puzles o, evidentemente, tienes el metro de tu ciudad tatuado en la espalda, este juego seguro que te encanta.

A1yxqmspv L

Geometry Dash

Geometry Dash es una maravilla del arcade plataformero con tintes musicales, pero aquí ya cambiamos un poco de tercio con respecto a las anteriores opciones. Evidentemente, mantenemos la máxima de partidas cortas, pero no esperes que la experiencia sea calmada, porque en este caso todo lo que ves en pantalla puede matarte.

¿Por qué lo decimos? Sencillamente, porque en Geometry Dash controlamos a un cubo que avanza en solitario y debe llegar al final del nivel a base de saltar (o no hacerlo) para esquivar pinchos, paredes y obstáculos. Pero para ello no solo dependemos de nuestra coordinación dedo-ojo, porque los niveles presentan músicas distintas que marcan el ritmo de nuestros saltos.

Lo que pasa con él es que no es que se trate del típico "fácil de aprender, difícil de dominar", sino que desde el primer nivel te estarás tirando de los pelos para acabarlo. Es decir, si eres de esfínter sensible, quizá no te cuadre mucho para ir al baño.

Downwell

Downwell

Con Downwell bajamos un poquito el nivel de exigencia, pero muy poquito, porque volvemos a enfrentarnos a un plataformero, pero en el que se encuentran la filosofía shoot 'em up y también un desarrollo roguelike en el que los niveles y los enemigos se colocan de forma aleatoria y perdemos el desarrollo cuando morimos.

El objetivo es llegar lo más hondo posible, y para ello dependemos de las pistolas (o metralletas, escopetas, láseres, etc.) que tenemos atadas a los pies. Para recargarlas, debemos caer sobre una superficie o sobre un enemigo, y lo ideal es ir encadenando muertes para ganar más puntos y unos cristales rojos que podemos intercambiar por mejoras.

Threes

Threes

Sí, Threes. No sabíamos si sería muy obvio, pero es que a día de hoy seguimos sacándolo de vez en cuando para mantener la cabeza ocupada en las situaciones más variopintas, desde justamente sentarnos en el váter a un trayecto en metro. Con la cantidad de clones que tiene está claro que Asher Vollmer encontró petróleo cuando lo lanzó.

Se trata de un juego de puzles, matemáticas y muchos besitos. En una cuadrícula de 4x4 aparecen fichas con números: 1, 2, 3... A base de acercarlas y que se quieran mucho, vamos consiguiendo fichas más grandes: 12, 24, 48, 96... A partir de ahí, el único límite es tu habilidad, tu paciencia o, simplemente, que lleves demasiado en el baño.

La música de Threes, su apariencia visual, las animaciones de las fichas y también los ruiditos que hacen engloban un apartado estético y sonoro que atrapa a cualquiera y hace que no haya un mal en el mundo por unos minutos.

Temas
Inicio