El francotirador de Hell Let Loose: sé el terror en la distancia con esta guía de clases

El francotirador de Hell Let Loose: sé el terror en la distancia con esta guía de clases
Sin comentarios

Hay dos cosas que nos encantan de llevar el francotirador de Hell Let Loose: la primera es lo de campear y la segunda es lo de matar oficiales y soldados clave. No hay nada más gratificante que dañar la estrategia enemiga en un juego tan táctico y realista como el de Black Matter Studio.

Si en otros títulos como Battlefield los francos ya son como granos en el culo, en este caso son como alfileres en el viento. Unos alfileres de un calibre suficiente para volarnos la cabeza desde lejos sin que tengamos ni idea de dónde vienen. ¿Te gusta lo que lees? Entonces te gustará saber cómo usar esta clase si sigues leyendo.

¿Cómo opera el francotirador?

Tu principal obligación es acabar con la infantería enemiga, haciendo especial hincapié en objetivos clave como los comandantes, oficiales o ametralladores. Cuentas con el apoyo de un oteador, eso sí, que lidera tu pareja de reconocimiento para acabar con enemigos desde distancias mucho mayores a las de otras clases.

Esta clase es la única que cuenta con miras telescópicas, y por ello en un mismo equipo solo puede haber dos francotiradores. Así Hell Let Loose se ahorra que los combates se conviertan en luchas para ver quién tiene mejor pulso y todo siga equilibrado.

Aunque un rifle francotirador te ponga los dientes largos, siempre debes tener en cuenta:

  1. El plan del comandante
  2. Las órdenes y la información de tu oteador
  3. Tu situación actual

El sagrado plan del comandante

Si en tu partida hay un buen comandante, comunicará su plan de batalla a los oficiales para que te indiquen órdenes específicas. Es posible que te pidan que ofrezcas apoyo en un ataque en especial, defiendas un sector o te centres en abatir en la distancia a esos VIP que comentábamos.

Tu oteador es tu padre

Sí, tu oteador no es un coleguita que se va contigo de fiesta; está por encima de ti, y como tal, debes respetar sus decisiones y acatar sus órdenes. Cuenta con unos binoculares que le permitirán ofrecer información más ampliamente para que dirijas tu rifle a donde debes. Por otra parte, también es quien te protegerá de indeseables que vengan a arruinar vuestra fiesta.

¿Dónde estás?

En ocasiones la planificación no sirve de nada y toca improvisar: pueden emboscaros, flanquearos, etc. En esas ocasiones, reaccionar apropiadamente es clave para evitar la pantalla de reaparición. Quizá sea apropiado escapar, o quizá sea buen momento para defenderse... ¡Atiende a cada momento y sé flexible!

Suelta el gatillo un poco, leñe

No todo es disparar. El formar una pareja tan independiente puede permitiros infiltraros tras las líneas enemigas para armar la marimorena sin que os detecten. Aprovechad esta cualidad, preparad unos bocatas e iros a explorar con sigilo, ¡pero con cabeza!

Hell Let Loose Franco

Francotirador estadounidense

  • Fusil semiautomático M1 Garand
  • Granada Mk2
  • Vendaje
  • Suministros
  • Martillo
  • Cuchillo M3

Francotirador alemán

  • Fusil de cerrojo Karabiner 98k
  • M43 Stielhandgranate
  • Vendaje
  • Suministros
  • Martillo
  • Feldspaten

Francotirador soviético

  • Fusil de cerrojo Mosin Nagant 91/30
  • Granada RG-42
  • Vendaje
  • Suministros
  • Martillo
  • Pala MPL-50
Hell Let Loose Oteador Sniper

Consejos para el combate

  • Recarga a tiempo: las recargas con rifles de francotirador llevan su tiempo, así que no vayas a dejarte un tiro sin hacer por no haber recargado entre objetivo y objetivo.
  • Aguanta la respiración: los francotiradores se benefician enormemente de aguantar la respiración para apuntar. Es una mecánica muy básica, pero recuerda que Hell Let Loose intenta respetar el realismo de la experiencia, por lo que aprovéchalo bien.
  • Juega con la presa: cuando llevas uno de estos rifles das miedito. Aprovéchalo para meterte en la cabeza de los enemigos que tengas en la retícula y trata de guiar sus movimientos para que se equivoquen. Es decir, no siempre tienes que matar tú. En ocasiones guiar a la presa a un aliado es igual de útil.
Temas
Inicio